Silkdreams Logo

CONSEJOS PARA EL SUEÑO INFANTIL

sueño infantil

sueño infantil

Tanto si eres padre o madre como si vas a serlo, si tienes sobrinos, nietos o simplemente niños en tu círculo próximo, sabrás que uno de los temas estrella es el sueño infantil; es un tema de conversación que no falla, ya sea porque hay parejas afortunadas para las que no es un problema o porque, como le pasa a la mayoría en mayor o menor medida, no es fácil convivir con un bebé que duerme mal.

En España existen métodos avalados por pediatras que nos aconsejan cómo enseñar a dormir a nuestros bebés y niños. Quizás los dos métodos más conocidos sobre el sueño infantil, de los doctores Eduardo Estivill y Carlos González son a su vez opuestos en la manera de tratar el asunto y tienen fervientes defensores y detractores en las sobremesas de los padres primerizos. Últimamente se suman del extranjero otros métodos como el de la enfermera británica Tracy Hogg, también conocida como la “susurradora de bebés” o el “Sleep Sense Program”, de la canadiense Dana Obleman, que introducen nuevas opciones para abordar el sueño de los bebés.

Más allá de los métodos que cada uno decida aplicar, es fundamental saber que dormir es un hábito y por tanto, siempre que estemos hablando de un niño sano, se puede enseñar.

Consejos para crear hábitos saludables de sueño infantil:

Una buena manera de abordar el sueño infantil, que además sirve de denominador común independientemente del método escogido por los padres, es seguir las siguientes indicaciones de la Asociación Mundial de Medicina del Sueño:

  1. Establecer un horario regular de acostarse y levantarse tanto entre semana como los fines de semana, que permita al niño dormir lo suficiente en función de su edad, incluyendo las siestas (de los 3 meses al año, entre 14 y 15 horas; del año a los 3 años, de 12 a 14 horas; de los 3 a los 5 años, entre 11 y 13 horas; de los 6 a los 12 años, entre 10 y 11 horas y de los 12 a los 18 años, entre 8 y 10 horas).
  2. Practicar una rutina constante antes de acostarse, por ejemplo: bañarle, cenar, lavarse los dientes, leer un cuento y finalmente dormir.
  3. Ir dando pequeños pasos animándole a que se duerma de forma independiente; por ejemplo, dejarle en la cuna despierto y acompañarle un rato en vez de esperar a que se duerma en nuestros brazos.
  4. Evitar luces brillantes antes de acostarse y durante la noche, y sustituirlas por iluminación indirecta o luz tenue, aumentando la exposición a la luz natural durante la mañana.
  5. Limitar el uso de aparatos electrónicos antes de acostarse, como televisores, ordenadores o móviles, manteniéndolos apagados o fuera de la habitación después.
  6. Mantener horarios regulares en las actividades diurnas, especialmente para las comidas principales.
  7. Adecuar las siestas a la duración y frecuencia y horario correspondiente a la edad del niño.
  8. Es recomendable que el niño realice algún tipo de actividad física e incluir en sus rutinas diarias el pasar tiempo al aire libre.
  9. Eliminar alimentos y bebidas que contengan cafeína, como refrescos de cola, café o té.

 

10 Commandments for Children