Silkdreams Logo

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos y para mejorar la experiencia del usuario. Más información

IDEAS PARA POSICIONAR SU HOTEL COMO “DIGITAL DETOX”.

Según un estudio realizado por eDreams en 2017, el 69% de los viajeros desconecta de los temas de trabajo, manteniéndose conectado a las RRSS y con sus amigos durante las vacaciones; el 19% desconecta totalmente y el restante 12% ya sea por placer, por motivos laborales u obligaciones familiares, no consigue desconectar. Estos perfiles de viajeros tienen en común una cosa: diferente grado de “NOMOFOBIA”, acrónimo proveniente del inglés y que significa fobia a no tener el teléfono móvil.

Todo ello, unido a un cierto nivel de adicción de los españoles a internet (25% según datos de la OCU), es la base para que cada vez sean más los hoteles que se unan a la tendencia conocida como “digital detox” o “desintoxicación digital”.

¿QUÉ ES LA “DESINTOXICACIÓN DIGITAL” Y CÓMO POSICIONARSE?

En realidad, la respuesta es diferente en función de cada persona, ya que siguiendo con el mismo estudio de eDreams, para la mayoría de los turistas “digital detox” significa descanso y relajación, mientras que para otros significa conexión con la naturaleza, con uno mismo y, en último lugar, desconexión tecnológica. Otros, lo asocian con el ejercicio, la meditación o el yoga, la pérdida de peso o incluso dejar de fumar.

Desde los “black holes” o “agujeros negros tecnológicos” -que es como se denomina a los hoteles donde la desconexión digital es total- a un hotel al uso, existe una interesante gama de opciones con las que posicionarse ofreciendo distintos grados de desconexión a los huéspedes, en función del nicho de clientes al que nos dirijamos o de los recursos del hotel.

IDEAS “DIGITAL DETOX” PARA TODOS LOS PRESUPUESTOS:

Aquí van algunas ideas adaptadas a los presupuestos de pequeños hoteles independientes, para abordar esta nueva estrategia digital en el sector turístico:

• La primera medida y más evidente, no ofrecer wifi en todo el establecimiento: ni en los lugares comunes ni en las habitaciones. Como medida menos agresiva, facilitar conexión por cable únicamente en las habitaciones.

• Ofrezca una caja fuerte para guardar todos los dispositivos electrónicos al hacer el check-in: la clave está en que la caja esté fuera del alcance del cliente, es decir, fuera de su habitación, y sólo se le permita el acceso a la misma al hacer el check-out. Por motivos de seguridad, lo ideal sería ofrecer una caja fuerte independiente para cada cliente en la que él mismo pueda escoger su contraseña.

• Una opción similar pero más económica, una caja con candado en las habitaciones para guardar los dispositivos, custodiando la llave en recepción.

• Para opciones menos drásticas, una buena medida es prohibir el uso del teléfono móvil en lugares comunes, como la piscina, el comedor, terraza, jardín, etc. Así evitaríamos los tan molestos e insistentes tonos de llamada y de mensajería, así como las conversaciones en alto o grabaciones de audio, permitiendo un mejor descanso al resto de huéspedes.

• Una habitación sin pantallas facilita el descanso y anima a nuestra mente a buscar otras opciones de entretenimiento, ayudándonos a recuperar viejos hobbies. Así, ofrecer la posibilidad de quitar la televisión de la habitación durante la estancia del huésped es una alternativa viable y sin costes añadidos.

• Una vez desconectados, es importante ofrecer alternativas para rellenar el tiempo que normalmente nos ocupan las nuevas tecnologías: ya sea masajes o tratamientos de belleza, una guía de actividades para hacer por la zona, especialmente si están en contacto con la naturaleza o incluso ropa de deporte o simples juegos de mesa son buenas opciones para ayudar a salir del mundo virtual.

• En algunos hoteles, se ofrece a los huéspedes un cuestionario a la hora de hacer la reserva  sobre sus gustos personales: qué deportes practica, qué tipo de libros lee, cuál es su revista favorita, etc de esta forma se puede sorprender al cliente con una respuesta personalizada a su llegada a la habitación que le haga olvidar lo que se está perdiendo en la Red.

• La organización de fines de semana temáticos gana cada vez más adeptos: sustituir la conexión digital por un taller intensivo de escritura, un curso de cocina o clases de baile, por poner algunos ejemplos, es una alternativa que no requiere muchos recursos y en la que tanto la originalidad y calidad del contenido o del profesor, serán fundamentales para atraer clientes. Escoger actividades relacionadas con la zona en la que está el hotel suele ser una buena motivación para escoger nuestra opción sobre otras más “globalizadas”.

Si su hotel está en plena naturaleza y la conexión a internet o incluso la cobertura del teléfono no son especialmente buenas, puede aprovechar estas teórcias desventajas para reconvertirse en un “auténtico enclave detox”, como hacen en itstimetologoff.com

Si busca más ideas para su hotel, quizás le interesen otros artículos de nuestro blog: https://silkdreams.es/blog