Silkdreams Logo

¿NÓRDICOS SINTÉTICOS, DE PLUMAS O DE SEDA?

A la hora de escoger un edredón nórdico, el mercado nos ofrece principalmente tres alternativas: nórdico con relleno sintético, nórdicos rellenos de plumón o plumas en distintos porcentajes, y nórdicos rellenos de seda.

Todos tenemos nuestras preferencias y rituales a la hora de irnos a la cama: mientras que a unos les gusta sentir peso al dormir, otros prefieren taparse con algo más ligero; los hay que duermen acompañados y por tanto suelen necesitar menos abrigo, y otros lo hacen solos; con o sin pijama, con la ventana abierta incluso en invierno, o cerrados a cal y canto sin un rayo de luz; hay edificios donde se apaga la calefacción a las 11 de la noche, y otros pisos en los que la calefacción individual permite personalizar la temperatura de casa en función de nuestros gustos o necesidades.

El exceso de frío o de calor nos impiden disfrutar de un descanso reparador.

Pero en lo que la gran mayoría coincide es en evitar tanto el frío como la sudoración durante la noche, ya que ambos impiden un buen descanso. En este caso, es conveniente saber que el relleno del que escojamos nuestro edredón nórdico, condicionará de manera directa la transpiración o sudoración que experimentemos al usarlo.

En su blog, el experto en transpiración y sudoración Perspirex, advierte de que los edredones nórdicos rellenos de pluma o sintéticos nos hacen sudar mucho y ello “está relacionado con el mencionado tog, pues hace que se cree una barrera física con nuestro cuerpo, reflejando el calor sin expandirlo, lo que provoca que con el paso de las horas comencemos a sudar, con las consecuentes molestias asociadas: te destapas, te tapas, te despiertas cada poco tiempo, no descansas bien y, al levantarte, lo más probable es que huelas a sudor.

Así, concluye que el mejor material a la hora de dormir para evitar los problemas de transpiración es la SEDA:

esto no sucede con los edredones de seda, pues están diseñados para que el aire fluya y así poder mantener una temperatura corporal regulada de forma natural, independientemente de si es verano o invierno”.

Además, los nórdicos rellenos de seda, por las propiedades de ésta materia prima, favorecen la transpiración y ayudan a regular la temperatura corporal manteniéndola uniforme: guardan el calor en invierno y lo liberan en verano; además, son hipoalergénicos, mullidos y flexibles, adaptándose al contorno del cuerpo.

 

Si quieres leer el artículo entero, puedes encontrarlo en el siguiente enlace: https://www.perspirex.es/blog/edredones-de-plumas-por-que-hacen-sudar-tanto/