Silkdreams Logo

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos y para mejorar la experiencia del usuario. Más información

RECOMENDACIONES PARA HACER UNA CARTA DE ALMOHADAS.

Carta de almohadas

Las cartas de almohadas se han convertido en un servicio imprescindible para hoteles de 4* y superiores, para hoteles boutique, hoteles con encanto y en general para todos aquéllos establecimientos preocupados por el descanso de sus huéspedes. Se pueden utilizar como estrategia de upselling o como servicio incluido dentro del precio de la habitación; hay hoteles que tienen varias cartas de almohadas -de menos a más completas en función del tipo de habitación- o que sólo las ofrecen en las suites.

Sea cual sea su caso, para ofrecer una carta de almohadas completa, útil y que realmente aporte valor al servicio ofrecido, es aconsejable que cumpla con las siguientes recomendaciones:

  1. Las almohadas ofertadas deben de cumplir los dos propósitos principales para los que se utilizan: comodidad y corregir la postura al dormir evitando molestias o dolores al día siguiente. Idealmente, dicha postura debería alinear la cabeza, el cuello y la columna vertebral.
  2. Divida la carta de almohadas en tres apartados, uno por cada postura que se puede adoptar al dormir: boca arriba, de lado o boca abajo. A cada una de estas posturas le conviene un tipo de almohada diferente:
    * Para dormir de lado, la almohada debería de ser alta y con un nivel de dureza medio-alto.
    * Para dormir boca arriba o de espalda, la almohada debería de tener una altura y firmeza medias.
    * Para dormir boca abajo, la almohada debería de ser baja y con una firmeza media-baja.
  3. Dentro de cada apartado, si va a incluir más de un tipo, especifique el nivel de firmeza, así como el material del que está hecha cada almohada.
  4. El material con el que está relleno una almohada, condiciona no sólo su coste sino también su firmeza y el confort que proporcionan. Por ejemplo, si bien las espumas viscoelásticas son firmes y recomendables para aquéllos huéspedes que duerman de lado, su material sintético provoca más sudoración que otros rellenos naturales. Dentro de los rellenos naturales, las podemos encontrar de algodón, lana, plumas, plumón, agua y, por supuesto, de seda. El relleno de semillas o trigo, se suele desaconsejar debido al ruido que emiten al mover la cabeza sobre la almohada.
  5. El relleno ideal suele ser aquél que combina un núcleo sintético que ayuda a darle la firmeza necesaria, con un exterior de material natural -que transpira y tiene efecto termorregulador-.
  6. Mantenga un registro con el uso de cada tipo de almohada ofertado; con él cumplirá dos objetivos:
    * Adaptar la carta a las necesidades de sus huéspedes aumentando las unidades más demandadas y eliminando o reduciendo las unidades estocadas de aquéllas que no se piden o se usan muy de vez en cuando.
    * El segundo objetivo está relacionado con su mantenimiento ya que, para mantener su eficacia, una almohada que se usa diariamente, debería de cambiarse aproximadamente a los 5 años.
  7. Si el presupuesto lo permite, recomendamos incluir almohadas para huéspedes con necesidades especiales, como alergias (con relleno hipoalergénico, como las almohadas de seda) o para embarazadas. Éste tipo de almohadas además son una solución para madres lactantes, por lo que un mismo tipo cubriría dos necesidades distintas. El número de unidades en estos casos sería menor al resto de almohadas pero el efecto que tiene su oferta para dichas minorías es inmejorable.
  8. Tan importante como la almohada es la funda de la misma; no olvidemos que es el tejido con el que más tiempo pasa en contacto nuestro cutis y una sensación confortable al meterse en la cama será el mejor comienzo del descanso de nuestros huéspedes.

 

Si quiere leer más sobre la importancia de escoger bien la funda de la almohada, quizás le interese este artículo de nuestro blog: https://silkdreams.es/ritual-belleza-mas-efectivo-menos-tiempo-consume