Silkdreams Logo

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos y para mejorar la experiencia del usuario. Más información

TURISMO TRANSFORMADOR: ALOJAMIENTOS (I)

El turismo wellness o de experiencias ha dejado atrás los típicos spas de los hoteles para expanderse hacia otras fórmulas que buscan los múltiples beneficios que una escapada pueden traer al cuerpo y la mente. Examinamos algunos ejemplos de turismo transformador que nos pueden servir de inspiración para adaptar nuestro alojamiento a la nueva tendencia.

SIX SENSES (Bhután):

Segunda parada del viaje transformador en Six Senses, Bhután.

La prestigiosa cadena tailandesa Six Senses es conocida por operar resorts en lugares remotos donde prima la naturaleza que los rodea, y por un compromiso de su dirección hacia la comunidad, sostenibilidad, wellness y diseño.

En 2017 se puso a la cabeza del turismo transformador de alta gama, con la apertura en Bhután de un complejo formado por cinco resorts individuales con un total de 82 suites y villas en cinco localizaciones distintas escogidas a lo largo del país; con él, ofrecen a sus huéspedes cinco experiencias únicas para los cinco sentidos.

El descanso como parte del viaje transformador.La primera parada es en la capital, Thimphu, donde el énfasis se hace en la cultura. En segundo lugar, los huéspedes se mueven a Punakha, una zona rural y fértil donde el alojamiento recuerda más a una granja tradicional. La siguiente parada del circuito es en Gangtey; desde un puente situado en el propio alojamiento y construido con piedra de la zona, se puede realizar avistamiento de aves. La penúltima parada tiene lugar en Bumthang, donde la experiencia se centra en el bosque que rodea el alojamiento, construido para que aquél forme parte de sus interiores. Finalmente, en Paro el complejo se sitúa sobre unas antiguas ruinas de piedra que inspiran el interior del mismo, también en las zonas comunes donde se puede disfrutar de hogueras al aire libre.

 

WELLNESS Y CULTURA EN SUS MÚLTIPLES FORMAS EN EL TURISMO TRANSFORMADOR:

 

AMANYANGYUN (Shanghai, P.R.China):

Jardín y bosque rodeando el complejo.Se trata de un impresionante proyecto de conservación impulsado por el emprendedor y filántropo chino Ma Dadong, que ha tardado 15 años en restaurar y reubicar a más de 400 kms., a las afueras de Shanghai, un pequeño pueblo formado por unas 50 casas de las Dinastías Ming y Qing.

A día de hoy, este alojamiento reparte tanto el wellness como el arte y la cultura a partes iguales entre sus 24 suites y 13 villas. Su principal atracción consiste en un pabellón cultural inspirado en aquéllos usados en el s. XVII por los eruditos locales: un lugar donde aprender, asistir a representaciones de ópera Kunqu, disfrutar de la ceremonia del té, practicar la contemplación o artes tradicionales como la caligrafía o la pintura. La oferta contempla también a los niños, que pueden disfrutar del tradicional espectáculo de marionetas de sombras o de talleres para confeccionar los famosos farolillos chinos.

Pabellones del complejo AmangyangyunEn su spa, de 3000m2, se ofrecerá una amplia gama de tratamientos y terapias tanto modernas –bio resonancia- como tradicionales –acupuntura, medicina tradicional china o tui na, que es una rama de la anterior que utiliza el masaje como medio terapéutico-, centradas en soluciones a largo plazo que ayuden a transformar el estilo de vida de sus huéspedes.

 

 

RED MOUNTAIN RESORT (Islandia):

Descanso y naturaleza como parte del viaje transformador.Inspirado en los misteriosos paisajes islandeses, este complejo se sitúa en la desembocadura de un río, mirando hacia un glaciar cubierto por un volcán. Cuenta la leyenda que en ese volcán vive Barour Snaefellsàs, medio hombre, medio troll y uno de los primeros pobladores de la península donde se sitúa el complejo y protector de la misma, tras dejar el caótico mundo de los hombres para vivir en soledad.

Esta leyenda sirve de narrativa al alojamiento, que ofrece a sus huéspedes un viaje introspectivo a nivel psicológico, filosófico y experimental en el que explorarán la interactuación entre la arquitectura y el entorno, tal y como hizo el propio Barour.

En el centro de dicha oferta se sitúa el spa que, a través de una interpretación poética de la historia vital de Barour, lleva a los clientes a través de cinco estados emocionales: contemplación, exposición, confrontación, claridad e iluminación; todo ello, gracias a elementos naturales como el vapor, túneles de viento, baños de fuego o de arcilla y piscinas de hielo que representan lo impredecible del tiempo islandés. La laguna exterior está diseñada para parecer una extensión del río; cuanto más se exploran sus canales, corrientes y piscinas, más exposición a la soledad se tiene, y a la posibilidad de sentirse inmerso en la naturaleza circundante.

Si quiere conocer la experiencia completa del Spa, puede encontrar más información aqui: http://johannestorpe.com/assets/spa_and_wellness.pdf

 

Si está buscando cómo transformar su alojamiento hacia la nueva tendencia del turismo transformador, quizás le interese leer la siguiente entrada con 5 sugerencias para llevar a cabo: https://silkdreams.es/turismo-transformador-esta-su-hotel-preparado